20100106

Complejidad

Hoy, aunque el entretenimiento me susurra a la nuca, voy a escribir esta entrada. Hoy, aunque es un tema recurrente, toca hablar sobre realidades simuladas una vez más, y no será la última.

Antes de entrar en el tema, quiero compartir la pregunta con que, hace ya un tiempo, me sorprendió el amigo Yvon. Durante un encuentro con varios colegas, nos propuso el siguiente dilema “Si te ofreciesen vivir otra vida en una simulación perfecta, una vida normal, sin superpoderes ni cosas por el estilo  (este no es el blog para hablar de estas cosas) y esta vida “real”, que elegirías? Yvon tuvo que añadir un parámetro a la elección, ya que la gente cuestionada siempre preguntaba lo mismo “¿Pero qué gano con esa nueva vida”? “Pongamos que no existe el dolor físico”, respondía. Os dejo esa pregunta: “entre una vida simulada sin dolor físico y esta que elegiríais?

El otro día, no recuerdo muy bien a cuento de que, me encontré pensando en el proceso digestivo. En la complejidad del mismo y la capacidad de nuestro cuerpo para escoger entre lo que nos vale y lo que no, para reconocer en todo lo que ingerimos aquello que puede aprovechar y aquello que debe desechar, incluso en los alimentos nuevos que van apareciendo de vez en cuando y esto podemos extrapolarlo a plantas y otros alimentos en estado natural aunque, evidentemente, a veces al ingerir algo cuyos efectos desconocemos, el cuerpo no solo no lo aprovecha si no que además resulta dañado, pero esa no es la cuestión que quiero tratar aquí.

No soy biólogo y puede que esté equivocando mis palabras, producto de mis reconocimiento específico del tema y de mis propios e intrincados procesos mentales para llegar a este tipo de disertaciones, así que supongo que nuestro organismo sabe que aprovechar por que todos estamos hechos de la misma pasta: proteínas, aminoácidos, carbohidratos y demás palabras técnicas y el cuerpo sabe que si el lo tiene, puede incorporarlo de fuera con el debido proceso; una visión simplista presumo pero que me vale para lo que quiero contar.

Lo veo tan complejo, desde mi ignorancia en el tema se me antojan procesos tan complicados que me lleva a pensar en por que nuestro cuerpo es capaz de realizarlos. “La naturaleza es sabia”. Tan sabia como para construir un entorno con ciertas características, nutrientes, y una máquina capaz de usarlos como combustible. ¿Qué o qué es la madre naturaleza para crear tal prodigio? ¿Dios? No es esto un debate teológico, llamadlo como os dicte vuestra mente, Dios, Deus Ex Machina, extraterrestres, energía cósmica… no se si veis por donde voy. Algo o alguien sabía como crearnos para que usásemos nuestro entorno a nuestro favor. Me figuro que aquí entre la teoría de la evolución de las especies, pero no existían los gofres con chocolate ni los regalices cuando se creo, pero aún así podemos comerlos y usar lo que nos convenga de ellos.

Fabricamos los alimentos a partir de ingredientes que hay en la naturaleza, con todos esos componentes que cité antes y, por lo tanto, se ajustan a los que necesitamos. Pero también nos comemos una planta de la selva amazónica y tiene lo que necesitamos.

Que complejo sistema… ¿y si no es fortuito o producto de las leyes de la naturaleza? ¿y si este sistema es tan complejo por que algo o alguien se encarga de hacer que cada pieza encaje, sea de las que existen o sea que aparezca nueva? Y si esto no es más que un sistema en que el que se van introduciendo nuevos parámetros cada día y no existe una “naturaleza sabía”, si no una “inteligencia sabia” que escribe y reescribe la naturaleza de todo el sistema, nuestra naturaleza, para que siga evolucionando.

Quizás no seamos más que un complejo programa de vida artificial, una especie de “SIMS ®” bestial, en el que somos producto de los conocimientos y desconocimientos de quien lo maneja y que nos hace partícipe de ellos.

Quizás se hizo la misma pregunta que Yvon: “que vida prefiero, la mía o una simulada” y decidió probar que sucedería.

Buena noche

5 comentarios:

Yvon dijo...

A ver qué responde la gente. Que supongo que saldrán las mismas respuestas que he ido oyendo otras tantas veces, centrándose más en la parte técnica del asunto, que no es el fin de la pregunta.

No controlo mucho la teoría de la evolución, pero sí, supongo que lo que comentas tendrá su respuesta ahí. Que no es tanto que sea extraordinario que hayan alimentos esparcidos por ahí para nuestro consumo, sino que si lo que hubiera por ahí no nos sirviera nos moriríamos y sólo sobrevivirían los que pueden aprovecharlos.
De los gofres, pues como nosotros los creamos nosotros los hacemos aptos para nuestro consumo, aunque tomate tú veinte gofres de golpe...

Otra recomendación: "El espejismo de dios" de Richard Dawkins.

Juanjo Haro dijo...

No creo que aquí veas muchas respuestas, Yvon, apenas se ponen comentarios.

A los que no entienden la pregunta, tenemos que llevarlos a una charla como la del otro día con la pandilla, eh? XDDD

Lo que dices de los alimentos es un buen apunte, pero creo que responde también a la cuidada estructura del sistema, a mi ver.

Buscaré ese libro que me recomiendas.

Por cierto, me alegro de que sigas el blog, amigo!!!

Un saludo

charlestone dijo...

Juanjo, para mi la respuesta exige definir mejor las condiciones de esa simulación. Porque si me dices la misma vida que tengo ahora pero sin dolor, te diría, pero conozco lo que es el dolor o es esa vida ni siquiera sé lo que es el dolor. Si esto ocurriera no podría nunca ser feliz ya que para saber que estas bien alguna vez has tenido que estar mal. Si no conoces el sufrimiento vives en el limbo, como adormilado. Quiza eso era el paraiso del que nos echaron, porque Eva se aburría al fin de al cabo. Cuando juegas a un videojuego a que no te compras uno donde todo sale perfecto, sin dolor ni sufrimiento para el heroe. El heroe va padeciendo y al final sale victorioso, sino te aburres y a los 2 minutos desechas el juego. Eso es la vida. Así que creo que te he contestado. Me quedo con lo que tengo aunque por supuesto tendré momentos de sufrimientos.
En cuanto a lo que comentas de lo sabio que es nuestro cuerpo y que algo nos creo para poder ser tan sabio nuestro organismo. Pues mi teoria sería una mezcla entre la evolución y algo superior que marcó las reglas del juego, que aún permanecen, para que nosotros ( y no sólo nosotros) aparezcamos en un minúsculo planeta de una galaxia lejana, en medio de un cúmulo de galaxias y viajando en el inmenso universo. Esas reglas permamecen y a veces las cumplimos y otras no, de ahí sus consecuencias. Por cierto no hemos evolucionado tanto y por eso nuestro organismo en muchos aspectos reacciona como cuando apareció el homo habilis en esta tierra. Por eso si te comes mucha comida basura no haces deporte y bebes como un cosaco pues la palmas antes. Por eso el otro día lei que las mujeres que se casan son las más bajas y fuertes y no las altas, delgadas, ya que inconscientemente buscamos perpetuar la especie.

En fin, vaya disertación, espero que no os resulte peñazo.

Por cierto no sé si sabrás quien soy Juanjo.Decirte que en su día lo pasamos bien dibujando los sábados.

Un saludo.

Juanjo Haro dijo...

Woa... menuda respuesta, no es ningún peñazo, me encantan los comentarios así.

Comparto en parte tu razonamiento, pero discrepo también. Si ahora desapareciese el dolor de mi vida, no dejaría de apreciarla pues tales parámetros, lo bueno y lo malo, con dolor o sin ello, ya los he experimentado y por lo tanto pudiera ser una elección. Es más, posiblemente, haría cosas que ahora no hago por miedo a que puedan dañarme (no hablo de tomar drogas ni meterme clabos en la cabeza), como puenting y cosas por el estilo.

Y la vida seguiría teniendo retos a superar. En un videojuego busco repartir leña y que me lo pongan difícil pero en la vida, cuando me atizan, ya no me hace gracia...

A eso me refería yo, alguién puso la semilla, alguién hizo el primer milagro, alguién escribió la primera línea del programa, después se dedico a ver como se desarrolla, introduciendo parámetros.

No se quien eres, pero no te preocupes, casi nadie se identifica aquí. De todas formas, si estuvimos en aquel curso, seguro que somos buenos amigos :)

Me alegra de que escribas aquí y espero leerte en futuros posts.

Un saludo

charlestone dijo...

Hola, pues vamos a ver si me identificas, un tio con gafas, canoso, que dibujaba un robot que hace aikido y tenía algo en común con daredevil. Te suena.:-)

Lo que yo comentaba es precisamente lo que dices. No es que me guste el sufrimiento, es que si me propones una realidad alternativa en la que no tengo recuerdos de lo que es el sufrimiento ni experiencia previa de ello, es decir nunca he tenido dicha vivencia, pues seré feliz pero no lo sé porque nunca he probado al infelicidad. Por lo tanto en ese mundo tengo que mantener mis recuerdos actuales. Aún así no sé si al final ese mundo todo perfecto, y por lo tanto a lo largo monótono me pudiera satisfacer. Es un poco como en Matrix cuando las máquinas dicen que las primeras cosechas fallaron porque el mundo creado virtual era demasiado perfecto.

Bueno pues un placer. Ya nos seguiremos viendo por aquí. Ahora estoy liado pero espero que en unos meses le esté menos y pueda volver a hacer cosas como hacer mi blog de dibujo. Si eso es así ya te diré cual es.

Un saludo.
Por cierto me gustó mucho la felicitación navideña. Te siguen gustando los dragones? porque si es así te recomiendo el blog de Alberto Varanda.