20100123

Las cosas de la vida

Estaba pensando en ir al cine por ir, para matar por unas horas el insoportable aburrimiento al que normalmente me someten los fines de semana, pero la peli escogida no tiene muy buenas críticas – no es que eso me importe – pero esta no era una peli de esas de esas de efectos que me aseguran el entretenimiento que busco en el cine, así que en lugar de ello he decidido sentarme delante de esta entrada vacía a ver si se me ocurre algo que contaros, después de esta entrada quejicosa.
No recuerdo muy bien donde, leí que alguien decía “… me he convertido en una persona productiva en la vida” o algo similar, un director de marketing, producción o cosa por el estilo…
Una persona productiva en la vida… aún no logro entender muy bien esa sentencia, relacionada por supuesto, espero por el bien de esa persona, con los negocios.  Y digo espero pues sería muy triste, al menos desde mi punto de vista – como todo lo que suelo escribir en este blog – que alguien midiese su vida en términos de producción y no de “vivición” (permitidme inventar esta palabra); en términos de lo mucho que he aportado a las empresas y ellas a mi, en términos de trabajo y no de vida. Por que la vida no es solamente trabajo y producción o productividad o como queramos llamarlo, la vida es precisamente todo lo demás, el trabajo es algo que hemos creado y ahora necesitamos para mantener nuestras necesidades básicas, pero no es la vida, aunque forma parte de ella. La vida es algo más amplio, hemos de ubicarla en un espectro  de experiencias más basto y colorido que el mero rendimiento laboral. La solo idea de medir nuestra vida por eso, me asusta y me entristece a partes iguales.
La vida es poder medir cada día las veces que has sonreído, que te los has pasado bien y disfrutado de lo que has hecho, incluyendo el trabajo, es contar las películas que has visto, los sitios que has visitado, las personas que has conocido, amado y odiado, las fragancias que has olido, las aventuras y desventuras, las alegrías y tristezas, las risas que has soltado, incluso las borracheras que te has pillado que, aunque yo no las comparta, también divierten a algunos. Esto y más, más cosas que no puedo citar por que este entrada sería eterna, más cosas que aún desconozco, más cosas que solamente vosotros conocéis, más cosas de vuestras propias vidas, esto es la vida y no debieran tener cabida balances de producción, ni éxitos en los negocios, pues esa es una vida que nos ha sido impuesta por el desarrollo de nuestra sociedad nada más.
Cuando hagamos cuentas, día a día, cada semana o cada año, todas esas cosas tienen que ser tantas que nos nos quepan en el armario de los recuerdos y entonces podremos decir que hemos vivido, aunque nuestra cuenta del banco sea la de un mero trabajador. Entonces, veremos que hemos tenido una vida plena, el que solo cree en lo otro, se habrá perdido el vivir.
Y ahora, me voy a comprar arroz con leche para mi mami, que es una de las cosas de su vida que le encanta :)
Buena noche

3 comentarios:

Raúl dijo...

Dicen que la vida es aquello que pasa mientras hacemos planes.
Yo creo que la vida, dentro de su enorme complejidad, es tan sencilla que puede hasta abrumar.
"Productivo"... ¿qué coño significa eso?
Yo produzco CO2, sombra, compañia, desechos organicos. Produzco aburrimiento, simpatia, desinteres, pena.
Apenas gano dinero, eso sí. No tengo pareja. No tengo casa propia. A veces, por no tener, no tengo ni confianza en mi mismo.
Luego...¿soy productivo?
La respuesta, como la vida, es sencilla. Simplemente "soy yo". Y eso es ser mucho mas "productivo" que todos aquellos que venden a sus amigos, sus sueños, su verdadero amor y hasta su propio alma por un puñado de dolares (me gustaria poder poner aqui el silbidito tipico de Morricone, pues quedaria muy chulo).
Así que aunque esta reflexion no lleve a nada. Aunque el que la lea piense que es inutil,... improductiva. Se equivoca pues algo le esta produciendo; aunque sea rechazo, cansancio o tedio.
Así que llamarme lo que sea, pero nunca, por favor, me llameis NO PRODUCTIVO.

"No digas que no sirvo para nada, al menos puedo servir para dar mal ejemplo" Les Luthiers.

charlestone dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. El cancer de esta sociedad es precisamente medir a las personas en términos productivos, de ganar más, tener más, consumir más, ser lo que producen, tienen y aparentan, no lo que realmente son. Todas esas personas vacias en su mayoría viven muy poco, aunque muchas dirán lo contrario y nos llamaran vagos, improductivos, parásitos o algo peor. Lei un cuento de Gorje Bucay y no me acuerdo muy bien pero terminaba en que en las lápidas de los fallecidos sólo aparecia las horas o días que realmente habían vivido y no los años desde el nacimiento hasta la muerte. Me gusto esa reflexión.

Juanjo Haro dijo...

El cuento al que te refieres es "El buscador" (http://www.ronpeolas.com/paginas/programa/textos/Buscador.html)

Ese es precisamente uno de los ejemplos que se ponen en un curso de relajación que he hecho varias veces, sobre lo que es en realidad "vivir".

Es cierto eso de que en esta sociedad se nos mide por lo que tenemos, nos miran de arriba a abajo para ver que tipo de ropa llevamos, cuantificando cuando vale, observan que coche conducimos y en que sitios comemos y vamos de vacaciones y cuanto más caro sea todo, más respeto se nos tiene.
Pero la culpa es nuestra que, en menor o mayor medida, nos dejamos arrastrar por ello y le hacemos el juego a la sociedad... pero, también he de decir, que es tal lo que debemos hacer para "sobrevivir"; a veces tenemos que vendernos a estas prácticas, nos guste o no, pues el sistema no va a cambiar y tenemos que vivir com parte de ello.
Pero aún así, tenemos que procurar añadir cuantos más dias de "vida" a esas lápidas, para que al final las cuentas nos salgan positivas.