20080703

Dame dame que yo no te doy

Escribo el borrador de esta entrada, sentadito en una terraza en esa magnífica villa que es Santillana (una villa medieval de preciosas calles apacibles que invitan a pasear por su empedrado y meditar). En la tarde noche de los días entre semana, no suele haber mucha gente y es el lugar perfecto para sentarse y escribir mis pensamientos. Hoy es primer día que lo he hecho y no será el último. Os lo recomiendo a aquellos que sois de por aquí.

Hoy he tenido una de esas discusiones entre amistosas y acaloradas acerca del egoísmo y de como nos cuesta dar pero no pedir. Seguro que lo que vais a leer aquí no os resulta nuevo, por desgracia.
Estos días, con ciertas personas, se esta dando una de esas situaciones en las que tras pasarte todo el tiempo dando, tú tú vosotros y los otros, dices: hoy no puedo hoy soy yo el que os pide a vosotros y se arma, sueltan a los perros de la guerra y te nombran egoísta del reino y calificativos mayores, casi siempre por lo bajini, claro. ¿Cómo se te ocurre pedir si eres tú el que tiene que ceder siempre?, se te queda cara de idiota que se acentúa aun más cuando te das cuenta de que eso es posiblemente lo que has estado haciendo todo este tiempo, el idiota.

Antes de ayer, estaba conversando con una persona cuya opinión tengo entre las pocas que merecen la pena escuchar y me dijo: deberías pensar un poco más en ti, un poco mas de yo yo y luego vosotros pero no en plan egoísta, puteando o aprovechándote de los demás, simplemente mirando un poquito por uno mismo para no encontrase en situaciones como las que he descrito.

El problema estriba en una mezcla de egoísmo y desidia que se arraiga en la mayoría de las personas, todos sabemos que el ser humano es el perfecto huesped para estos "parásitos". Esto causa que se atribuyan funciones, tareas y acometidas a unas determinadas personas que siempre están dispuestas a ceder por los demás; una vez llegada a esa postura, en el momento en que el "voluntario" decide pedir para él, reaccionan de forma "agresiva", pues ven que su actual estatus se tambalea ante el esclavo que decide rebelarse, y que consideran que carece de razón.

¿Qué podemos hacer ante esto? Tenemos dos salidas: el camino de los sumisos, y seguir dando hasta que no podamos más, nos caigamos en el camino y nadie nos recoja o bien; la salida que tras mucho seguir esa senda, tras reflexionar es la que vengo tomando yo últimamente en muchos casos y que se extenderá a casi todas mis decisiones a partir de ahora: ceder siempre y cuando lo hagan los demás, y solo pensaré en aquellos que lo merezcan, ante el resto será YO, YO y YO.

Por supuesto, esto nos traerá un montón de problemas, pero sólo con aquellas personas que no entiendan que lo mismo que nosotros cedemos, han de ceder lo demás. Prepárate a que te tilden de egoísta y mala persona pero... lo cierto, es que ante los que piensan así, solo hay alguien con el que debes de ser buena persona: Tú.

Cuidado como interpretáis mis palabras, no estoy abogando por el egoísmo, pero tampoco estoy defendiendo la pasividad. en definitiva, a cada uno le daremos lo que merece y la opinión que de vosotros tengan, no es de vuestra incumbencia.

Espero vuestros comentarios que últimamente son más bien poco y animo a aquellos que leen el blog pero no escriben, a dejar los suyos. No os de reparo, los que estamos aquí, es más que seguro que recorremos idénticos caminos, si no el mismo. Animaos para que este blog se convierta en un diálogo y no en un monólogo.

Buenas noches y buen día mañana.

4 comentarios:

Carmen dijo...

Enhorabuena.

Deus Ex Machina dijo...

Gracias, Carmen. Mucha gente está ya empezando a llevarse sorpresas.

Gracias por animarte a escribir. Bienvenida.

NEMONICO, el que recuerda dijo...

A veces hacemos cosas por los demás que ni se dan cuenta. Ser creativo, expresivo, experimental, consciente del ambiente y de las vialidades cotidianas, las cortesías y las sonrisas, el no ser estorbo, el hacerse ligero y transparente, el compartir información... Me da gusto que trasciendas la tecnología y te hundes en la reflexión existencial. Al final de la máquina, la ilusión, es sólo el elemento humano lo que queda... saludos!

Deus Ex Machina dijo...

Hola Nemonico...

Te doy la razón en todo lo que escribes. Cuando dejamos de hacer cosas por esos que no se dan cuenta, es cuando lo perciben.
Últimamente, mi parte humana se superpone a la máquina, pero esta queda siempre presente aportando su lógica aplastante como posible freno a la irracionalidad de algunos sentimientos sentimientos y como defensa ante los abusos de los que he hablado en la entrada.

Un saludo y gracias por el comentario.